“El príncipe” Nicolás Maquiavelo

Has leído la obra “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo. ¿Qué te pareció? Yo creo que es una joya de la filosofía política, que amerita ser leída de una manera cien por ciento objetiva, sin mezclar una ideología política específica.

Aquí te dejo 86 frases de su increíble obra.

Nicolás Maquiavelo nació en 1469 y murió en 1527, perteneció a la época renacentista, él es considerado el padre de la ciencia política moderna y su más grande obra lo es precisamente la que estamos abordando.

Dicho libro es un tipo catálogo, instructivo o una serie de consejos a un estadista, en el que precisó las cualidades que debe tener un príncipe; por mi parte, más bien estimo que esa obra es un manual que debemos leer todos los gobernados para conocer qué era realmente la política en esa época, y que lamentablemente no esta tan alejada de lo que es ahora; pero también, nos permitirá reconocer quién es un príncipe o aspira serlo.  

Recordemos que para Nicolás Maquiavelo nacemos con determinada maldad, incluso parafraseando alguna de sus líneas dice que el hombre es malo por naturaleza y únicamente por necesidad somos buenos, después, como ya sabemos aparece la teoría contraria de Jacobo Rousseau, que dice que: nacemos siendo buenos, pero la sociedad nos corrompe.

Es lamentable que solamente por lo antes dicho sea que muchos lo conocen o sienten haber escuchado: Maquiavelo, cuando su obra está repleta de tremendas filosofías y crudas realidades políticas.

Aunque con toda la serie de frases que plasmo en este blog creo que ya te estaría adelantando gran parte del pensamiento político de Maquiavelo, no te quedes con eso, lee la obra, en verdad no te quita ni cinco horas de tu vida. Es una joya, que no merece estar empolvada en una biblioteca, mucho menos arrumbada en una esquina.

Algo interesante es que cada cualidad la personifica en la realidad de algún emperador, rey o príncipe de aquella época, la adecua a una situación específica y eso me parece increíble, es decir, nos expresa la realidad de una política, no ideas utópicas sino fácticas, que convierte a ese manual en un catálogo de experiencias políticas. Algunos lo podrían definir como extremadamente crudo, malvado o frío, yo lo definiría como una obra tremendamente honesta.

Toca temas muy importantes como el poder de la iglesia en la política, incluso fue uno de los primeros que refiere su separación y que reconoce el poder de la iglesia frente a la política; los futuros desordenes de un estado y su prevención, que la guerra no se evita solamente se posterga, la imitación de acciones políticas, de la protección de las artes, las letras, el comercio y la navegación, sobre la violencia para evitar a sus enemigos.

Un tema que me fascinó es sobre que es preferible: ser amado o temido, dice que es conveniente tener ambas, pero es preferible ser temido, porque el amar se olvida pero el temor no.

Respecto al ejército no está de acuerdo con su uso diario, sino únicamente en tiempos de guerra, pero abarca un tema sobre su organización; para él el abuso de la violencia convierte al príncipe en un tirano.

Además, destacó que el príncipe debe escoger buenos consejeros y evitar a los aduladores, porque éstos siempre mienten.

Me llamó la atención sobre la cualidad de zorro y león que debe tener un príncipe, de zorro para saber reconocer las trampas y huir de ellas; de león, para atemorizar a los lobos.

Por último, señala que no es necesario que el príncipe tenga todas esas cualidades sino que aparentar tenerlas.

Erróneamente algunos le atribuyen la frase “El fin justifica los medios”, pero no, en realidad esa frase no está expresamente plasmada en su obra, más bien, fue un comentario anexo de su admirador y lector el grandioso Napoleón I Bonaparte.

Lo que sí es que la frase “al pueblo pan y circo”, si proviene de una interpretación directa de la obra de Maquiavelo, pues refirió tenerlos así le convenía a la política de esa época -creo que ahora también-.

¿Qué tal? ¿Interesante no? Es sólo una probadita del contenido de esta joya de obra.

Incluso, para este autor la riqueza y el poder son hermanos de sangre.

Creo que es un tema inagotable, podría ser la regla quizá, pero estoy totalmente convencida de que hay muchísimas excepciones.

Ojalá que todos como pueblo nos diéramos la oportunidad de leer “El Príncipe”, y dejáramos de ver a su autor como un “malvado”, él estuvo en la política gran parte de su vida y destapó una cruda realidad y la hizo pública con su obra.

Creo que Maquiavelo fue demasiado generoso en revelarnos a través de su libro quién es en verdad un príncipe.

Publicado por indiraramos

Abogada y poeta por pasión, fascinante de la astronomía , las plantas y los animales. Creo firmemente en la existencia de un único y verdadero amor, pues mi ideología respecto al tema coincide con la de Platón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: