Sí es posible volar sabiendo que no tenemos alas.

No he viajado fuera de México -espero pronto poder hacerlo-, pero nunca he dudado que nuestro País tiene tantas bellezas, inmensa diversidad de culturas, una historia fascinante y valiente. Ojalá todos tengamos la oportunidad de conocer Papantla, Veracruz, una región que conocí de pequeña, recuerdo que cuando vi a esos hombres-pájaro, arrojarse hacia el viento sin temor aparente pensé:

Es posible, es posible volar sabiendo que no tenemos alas!!!

Me causa conflicto la existencia de la discriminación y toda esta problemática racial en pleno año 2020, no lo sé es como un choque emocional que el color, nuestro origen, cultura, vestimenta, estatus económico, sean factores para “establecer” que eres superior o inferior ¿En verdad?. Mi padre siempre dice frases muy profundas, pero recuerdo que un día para reconfortar mi corazón me dijo: “Hija, recuerda esto siempre: no existe el complejo de superioridad, sólo el de inferioridad”. Hoy creo que efectivamente, quien es capaz de hacer sus propias deducciones sobre una persona y lastimarla basándose en cuestiones tan superficiales, goza de una profunda agonía interna.

Por lo regular escuchamos quiero aprender hablar ingles, francés, portugués, italiano, etc, pero alguna vez has escuchado: Me gustaría aprender náhuatl, chol, tototanco. En lo personal jamás y, lamentablemente me sumo a esa ausencia. Fíjate que es interesante y a la par preocupante pensar en el estado de vulnerabilidad en que se encuentran las personas indígenas que no hablan ni entienden el español, recuerdo aquel conflicto1 que surgió cuando se realizó la reforma constitucional del 2001, en la que entre otras cuestiones se reconoce la pluricultura en México y los derechos de los pueblos indígenas; precisamente, uno de sus transitorios era que de esa reforma se hiciera la traducción en las 364 variantes lingüísticas con las que México cuenta ¿Qué ha pasado, se cumplió?, la respuesta es: no, hemos sido incapaces de lograr cumplir ese transitorio en su totalidad. Entonces ¿Cómo conocerán sus derechos? ¿Cómo podrán defenderse y aclamar justicia? ¿Cómo? si no hay una traducción de ello y tampoco quienes nos interesemos por aprender su increíble y majestuoso idioma.

No podemos cambiar el mundo, pero podemos intentarlo!!!

Fíjate que este tiempo de cuarentena entre otras cositas me dispuse a leer y conocer un poco más del idioma totonaco, me pareció fascinante como es su comunicación, su historia y sus costumbres, así que tomé el diccionario totonaca y elegí 87 palabras que estimo un básico en mi vida y espero con el corazón aprender mucho más.

El totonaco de la región de Papantla, Veracruz, abreviado (T.R.P.V), es hablado en la parte norte de estado de Veracruz y en parte del estado de Puebla en la República Mexicana.

En el año de 1970 el número de personas que hablaban totonaco era de 89,623; actualmente, datos de la Dirección Lingüística del Instituto Nacional de Antropología e Historia, determinó que existen un total de 250, 252 hablantes de totonaco en la República Mexicana, de los cuales 120, 810 residen en el estado de Veracruz y 106, 559 en el estado de Puebla.

Palabras en las cuales la letra “x” persiste, es debido a la influencia del náhuatl ha tenido en el totonaco. En cuanto a los verbos, no existe en totonaco los modos infinitivos.

En el año de 1519 la región de Papantla, Veracruz, era tributaria del Imperio Mexicano.

La palabra Tajín fue denominada así por la frecuencia con que caían rayos sobre la pirámide, pues su nombre significa trueno, rayo.

Antiguamente, en algunas ocasiones los totonacas no recurrían al dinero para el pago de las jornadas laborales, existía la ayuda mutua o mano vuelta, esta forma de colaborar consistía en acordar los días para realizar o concluir el trabajo en conjunto.

Una de las creencias de los totonacas es; cuando nace un ser humano, es enviado a este mundo con su animal protector, algunos lo nombran xkuxta, ‘su animal’.

Papantla es reconocido como pueblo mágico.

Una de las deidades totonacas es conocida como makgtakgalhnanín, ‘los cuidadores’. Se sabe que todo lo que se encuentra en la naturaleza tiene sus dueños o cuidadores, por ello, cuando requieren algo de la naturaleza, acostumbran a pedir permiso con sus cuidadores correspondientes.

Don Juan Simbrón Méndez es reconocido como el líder moral y espiritual de los totonacas, ha contribuido en la preservación, promoción, respeto y difusión de la cultura Totonaca. En 2009, recibió una medalla de reconocimiento por el programa de Tesoros Veracruz, por parte de la UNESCO.

Tengo la plena convicción de que este mundo será un lugar mejor cuando podamos comprender que todo ser vivo se respeta y que todo ser humano siente, sueña, ama, lucha, desea, vive, quiere, respira; como tú y como yo. Que todos somos diferentes y únicos en este mundo y que al pretender unificar apariencias, atentamos contra el amor propio.

No podemos cambiar el mundo, pero sí podemos intentarlo. ¿Qué dices, lo intentamos?

  1. Amparo directo en revisión 192/2016.

Bibliografía:

Felix García Vidal y Fernando Augusto García García. (1981). Manual del Dialecto Totonaco. México: Editorial Técnica, S.A.

Publicado por indiraramos

Abogada y poeta por pasión, fascinante de la astronomía , las plantas y los animales. Creo firmemente en la existencia de un único y verdadero amor, pues mi ideología respecto al tema coincide con la de Platón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: